Mitología vasca: el Basajaun

El Basajaun

Estudiar la mitología vasca es realmente interesante. Se debe tener en cuenta que existieron criaturas buenas, malas, y otras que parecían una cosa, pero terminaban por ser otra. Como es el caso de el Basajaun.

Sigue leyendo para que sepas por qué es recordada esta criatura, y en qué pudo haber contribuido con su paso en la historia.

¿Quién es el Basajaun?

El Basajaun es manejado como un personaje totalmente primitivo que habita en las montañas de Euskal Herria. Entre sus características se puede destacar su gran tamaño, con un cuerpo completamente musculoso y, aunque todos crean que es un poco feroz, tiende a ser muy amable.

Es un hombre al que le gusta dedicarse apasionadamente a la agricultura, también se le conoce por ser un ferviente protector de los grandes rebaños de ovejas. Muchas personas le otorgaron el título de ser el amo de los bosques, puesto que se cree que habita en las oscuras cavernas de estos.

Para la mitología vasca Basajaun tenía la responsabilidad de mostrarle a los seres humanos todo lo que la agricultura, el trabajo en hierro, y la elaboración de las diferentes herramientas, tienen en su lado oculto. Entre dichas herramientas están la sierra y los famosos molinos.

Como era de esperarse, y por ser un personaje primitivo, su especie se encuentra extinguida. A este también se le atribuyen una serie de poderes sobrenaturales, acompañados de una fuerza única. Otros afirman que tiene una mente brillante, llegando a ser comparado con un genio. Normalmente lo acompañaba Basandere, su pareja, de gran parecido.

El aspecto del Basajaun

En cuanto al aspecto físico de Basajaun, se puede comparar con el de un humano. Sólo que su cuerpo se ha forrado con una larga y enorme cabellera de un tono rojizo oscuro, la cual llega al nivel de los pies, cubriendo también su cara a totalidad.

Volviendo a enfocarnos en sus pies, estos mantienen la forma humana, sólo que, en uno de ellos, se puede apreciar una característica un poco particular. Este es circular y posee una pezuña enorme. Lo que lo ayuda a ser identificado de manera inmediata.

La altura de Basajaun no se conoce con exactitud, pero se presume que, como mínimo, llega a medir unos 2 metros. Y, como máximo, es capaz de alcanzar los 3 metros de altura. En cuanto a su personalidad, esta es muy audaz. Aunque puedan temerle, siempre se encuentra dispuesto a echarle una mano a quien la necesite.

El carácter de Basajaun

Aunque todos llegan a pensar de primer momento que Basajaun tiene mal carácter, la verdad es que esto no es para nada así. Cuando las manadas de lobos se acercaban a comerse a sus ovejas este emitía ruidos y silbidos desde su montaña buscando alertar a los pastores.

Otras de las buenas acciones que tiene esta criatura en la historia es el hecho de que se percataba cuando las grandes tempestades estaban por llegar, y también usaba todo lo que tenía a la mano para crear una especie de aviso temprano.

Era tanta su dedicación y compromiso con el bienestar de los rebaños de ovejas que los pastores no dudaban dormir tranquilos por las noches, pues confiaban fervientemente en esta criatura. También eran muy agradecidos, ya que le ofrecían trozos de queso y pan cuando este los ayudaba.

Basajaun en la cultura vasca

El Yeti Vasco, es como se le conoce a Basajaun dentro de la cultura vasca. Se le recuerda como el maestro de la metalúrgica y la agricultura de los humanos para aquella época. También por enseñarles la manera correcta de llevar a cabo el cultivo de cereales.

Las actividades de herrería y de leña también eran dirigidas por él. Este señor fue el gran maestro para los seres humanos en múltiples disciplinas. Sobre todo, en algo tan nuevo para ellos como era el caso de la soldadura. Y todo con un aspecto intimidante, pero corazón noble.

La causa por la que muchas personas temían de Basajaun se atribuye a lo que transmitía con su apariencia física, aunque, cuando alguien se perdía dentro de una tupida montaña, es él a quien solían acudir para que los pudiese llevar por el camino correcto y terminaran por volver a casa.

Otra gran acción que hacía a menudo era la de encontrar las ovejas que se le perdían a un pastor de su rebaño. Lo que lo hizo mucho más popular en ese entonces. Todos acudían a él cuando veían que un par de estas no habían vuelto con las otras.

Origen de Basajaun

El vocablo Basajaun, en el lenguaje vasco, se refiere a “el señor de los bosques”. Los orígenes de este personaje primitivo se trasladan hasta el país vasco, una comunidad independiente que se encuentra en el norte de España. Aunque cuenta con culturas arraigadas y muy propias.

Estos le dan al personaje el título de ser amo y dueño de los bosques, aunque también, dentro de la mitología vasca y aragonesa, se le conoce como señor salvaje. El mismo que se encargó de darle vidas, y fuerzas, a los primeros pobladores de sus tierras, sin ninguna mezquindad.

Una especie con la que se le suele comparar a menudo es, que también se puede encontrar en el continente euroasiático, es con los ogros, los trolles y los yetis. También con otros hombres de bosques y montañas. Quizá se deba por su gran tamaño, o su cuerpo muy fuerte.

Seres similares a Basajaun en España

Existen algunos seres similares a Basajaun dentro de distintas zonas del territorio ibérico. En Austria se conoce a otro ser que guarda las mismas características de este personaje, que se encargaba de cuidar a los bosques y a los humanos que decidían visitarlos.

Cantabria es otro lugar donde se puede manejar seres de esta especie, o similares, sólo que la apariencia que se le otorga es la de un duende. Existe un Basajaun aragonés, que también tiene como tarea ayudar a los pastores que necesitan resguardar a su rebaño de los peligros del exterior.