La leyenda de Freddy Krueger

¿Quién fue Freddy Krueger?

Frederick Krueger fue un inmigrante europeo de origen judeo-germano, que asesinó a más de setenta y dos personas, todos pequeños y adolescentes en el pueblo de Rockwell Iowa. Los invitaba a base de engaños a un sótano donde se hallaba la caldera de la piscina pública, donde Freddy trabajaba, siempre y en todo momento utilizando una “garra” que exactamente el mismo había creado para hacer la poda de los setos, con la que descarnaba a sus víctimas, incinerando los cuerpos en la gran caldera.

FREDDY KRUEGER SU LEYENDA

 

Krueger descubierto

Rockwell fue testigo de la desaparición de muchos pequeños, hasta el momento en que en el verano de mil novecientos ocho, una adolescente de nombre Nancy, escapó de las garras del asesino mientras que era atacada. Nancy consiguió escapar herida con el brazo absolutamente desgarrado, chillando socorro por las calles, al viejo Freddy que contaba con avanzada edad le fue imposible alcanzarla.

Las autoridades al ver tal escenario fueron de manera inmediata a buscar al supuesto responsable, al llegar, el viejo anciano se hallaba sentado aguardando su destino, con la “garra” ensangrentada, diciendo: “Yo lo hice, soy responsable de la muerte de todos y cada uno de los jóvenes, cada ánima que tomé me va a hacer vivir eternamente.

El sheriff del condado, padre de una de las víctimas, golpeó y torturó a Krueger quemando una gran parte de su cuerpo en exactamente la misma caldera. El cuerpo policial asentó en su informe que el anciano había opuesto resistencia y debieron intervenir con la fuerza. Tras un proceso contra Freddy, se le declaró culpable y mal de sus facultades mentales.

EL MANICOMIO DE FREDDY KRUEGER

 

El final de Freddy

Internado en un sanatorio psiquiátrico hasta octubre de mil novecientos diez donde murió mientras que dormía. La semana tras su muerte se reportaron once personas fallecidas, diez pequeños y el sheriff que lo torturó hasta prácticamente la muerte. Todos y cada uno de los cuerpos estaban recostados en sus camas. Hasta hoy el pueblo de Rockwell Iowa, es un pueblo espectro, en tanto que si pasas ahí una noche, probablemente no despiertes para contarlo.