El Pegaso

Mitología griega: Pegaso

Dentro de la mitología griega existen muchas criaturas, pero algunas destacan entre todas y se muestran de manera usual aún hoy en nuestros días. Como es el caso de Pegaso, el caballo alado.

Sigue leyendo para que sepas todos los detalles respecto a su historia, alguien debía contártela.

¿Conoces la leyenda de Pegaso?

Dentro de la mitología griega podemos encontrarnos con muchas historias. Algunas de estas son tan buenas de contar como de escuchar, al igual que las leyendas más populares que aún suenan en nuestros días. Y, ahora que hablamos de fama, es momento de conocer a Pegaso.

Por si no lo sabías, esta es una de las leyendas más famosas de la mitología griega. Todos alguna vez hemos visto a aquel caballo que posee unas increíbles alas tan blancas como el resto de él. Medusa, la Gorgona, y el dios griego del mar, Poseidón, son sus padres.

Se cree que recibió su nombre debido al lugar de su nacimiento que, se cree, fue en las fuentes del océano. Todo esto porque proviene de “phgh” (pagé) que, en griego, se usa para referirse a “manantial”. Pero no existe ningún hecho que afirme a su totalidad esta teoría.

Muchas cosas son las que se han dicho a lo largo de los años respecto al nacimiento de Pegaso. Algunas de estas dan total seguridad de que el mismo nació en la Tierra, siendo la sangre derramada por Medusa (justo en el momento de su asesinato por parte de Perseo) la que se encargó de fecundarlo.

Sin embargo, la anterior no es la versión que posee mayor popularidad respecto al nacimiento de esta criatura de la mitología griega. Puesto que muchos afirman que el mismo resultó directamente del cuello de la antes mencionada Medusa. Pero no tiene por qué ser tan extraño.

Se cree que, cuando Perseo llevó a cabo la acción de cortar el cuello de Medusa cerca del mar, fue la sangre la que entró en contacto con el agua y fue entonces cuando se pudo dar con el nacimiento también del gigante Crisaor, su hermano.

Características de Pegaso

Lo primero que notamos al ver una imagen de Pegaso es el hecho de que tiene alas, tan grandes y de apariencia fuerte como lo es el resto de su cuerpo. Por lo que está de más afirmar que sí, es un caballo que podía volar.

De igual manera, dentro de sus mitos y leyendas se llega a contar como muchas veces se le intentó domar, pero este era un ser completamente poderoso. Hasta la última vez que se le pudo observar, permaneció como una criatura completamente libre e indomable para los presentes en aquella época.

La leyenda de la captura de Pegaso

Fueron muchos los que se fijaron en este caballo alado, todos querían tenerlo a su disposición. Y es por esto que no se tardó mucho en organizar diferentes cacerías con la única intención de encerrarlo para destruir su espíritu libre y poder gozar de todos los beneficios que este suponía.

De aquellos que lo deseaban con mayor anhelo se puede rescatar a Belerofonte, este fue el hijo del rey Glauco de Corintio. No escatimo en usar todos sus recursos para organizar más de una expedición con la única intención de que sus hombres terminaran por capturar a Pegaso y colocarlo a su disposición.

Belerofonte realmente estaba dispuesto a capturar a Pegaso, y se estaba esforzando tanto que la diosa Atenea terminó por proporcionarle una brida de oro para que le fuese posible la rarea de domarlo. Insistió tanto que en un momento lo logró, pero no contaba con que serían compañeros y no hombre y bestia.

Mientras más tiempo Belerofonte pasaba con Pegaso su fama comenzaba a aumentar, todos se preguntaban cómo había logrado hacerse uno con esta criatura. Pero sus anhelos ahora estaban en convertirse en un dios, este soñaba llegar al Olimpo de los Dioses en compañía de su amigo alado.

Por supuesto era una idea que no le parecía atractiva a todos, sobre todo a Zeus, quien quiso detener esta misión enviando a un insecto bajo las órdenes de que picase a Pegaso. Cuando se cumplió el mandamiento, el caballo alado se agitó tan fuerte que terminó por tirar a Belerofonte para luego escapar de este.

Zeus recompensa a Pegaso por haber ganado su libertad, nombrándolo como el portador del rayo y del trueno. Estos fueron dos de los símbolos de mayor importancia en todo su gran catálogo de poder.

De igual manera, se le dio la tarea de conducir el carro por el que Aurora era llevada de un lado a otro. Esto a su vez lo llevó a ser convertido en una constelación que se compone por unos 4 brillantes estrellas. Visible aún hoy en nuestros días.

La fama de Pegaso

Pegaso es un personaje completamente célebre, el cual no solo se puede conocer si se busca en algunos libros de historia, puesto que el mismo tiende a aparecer de manera recurrente en películas para personas de todas las edades. Resultando completamente atractivo e imponente a la vista.

La aparición del mismo en distintos cómics, series y hasta libros ha ayudado a que se le dé la importancia que merece. Pues, aunque no es el único ser que se puede recordar de la mitología griega, han pasado muchos siglos desde que su leyenda comenzó a sonar.

Entre las apariciones más célebres de este caballo alado se puede mencionar al anime Yu-Gi-Oh donde el mismo era empleado en una “carta mágica” para poder repotenciar el ataque que se emprendía en una batalla contra el enemigo. Cabe destacar que muchas personas coleccionan esta carta por la importancia en la serie.

De igual manera, fue de las criaturas favoritas dentro de la mitología griega de todos aquellos escultores. Muchas personas hoy en día continúan usando la imagen de este animal alado con la finalidad de adornar sus espacios con un significado mucho más profundo de lo que se puede apreciar a simple vista.