diosa afrodita

Afrodita, diosa de la mitología griega

Mitología griega: Afrodita conoce su historia

En la Mitología griega Afrodita es uno de las diosas más populares en todo el mundo ¿Conoces por qué? No te preocupes, es una historia que nos encanta contar.

A continuación encontrarás toda la información y el origen de la historia de Afrodita, quedarás encantado entre las mejores diosas de la mitología griega. ¡Sigue leyendo!

¿Sabes quién es Afrodita y su historia?

Muchas personas hacen referencia a ella como la diosa del amor y la belleza, aunque antes fuese llamada simplemente como Afrodita. En Roma también es identificada como la antigua divinidad itálica Venus. Existen al menos dos versiones, una nos cuenta que nació siendo hija de Urano, y otra nos dice que es de Zeus y Dione.

Si nos enfocamos en la primera versión, el nacimiento se llevó a cabo cuando el dios del tiempo, Cronus, corta despiadadamente los genitales de Urano, su padre, para lanzarlos al mar. Es por ello que, también, algunos hacen referencia a ella como “nacida del semen de Dios” o “la diosa nacida de las olas”.

¿Qué ocurrió luego de eso?, se cuenta que la misma Afrodita, llevada por los vientos Céfiros, llegó primero a Citera y luego termino en Chipre. Fue entonces cuando resultó vestida por las Horas, para terminar, siendo guiada a la morada de los inmortales.

Luego de estos eventos, a Platón se le intuyó la existencia de una “Afrodita Urania”, quien era declarada como la diosa del amor puro, siendo hija de Urano. Pero también se conoció a la “Afrodita Pandemo”, resultando ser la hija de Dione y conocida como la diosa del amor vulgar.

Afrodita, la diosa del amor

Afrodita es muy participe en las leyendas

No es tan fácil enumerar todas las leyendas de Afrodita, es decir, la diosa ha estado presente en casi todas las que suelen contarse a menudo. Se puede mencionar su matrimonio con el divino cojo, Efesto, también conocido como dios del Fuego. Aunque se cuenta que su amor le pertenecía al dios de la Guerra, Ares.

El escritor de La Odisea y La Ilíada, Homero, que los enamorados no escatimaban para entregarse el uno al otro durante las madrugadas llenas de pasión, pero no pasó mucho hasta que el sol terminó por contarle a Efesto lo que sucedía, por lo que este, celoso, les tendió una trampa.

El esposo de la bella diosa los había atrapado en una red mágica de la que se percataron solo una vez que se hallaron en ella. Efesto tomó la iniciativa de llamar a cada uno de los dioses, y así estos sirvieran como testigos del cruel engaño que se le estaba haciendo.

Este es un punto importante, quedaron completamente humillados todas las partes del problema, pues los dioses no dudaron ni un solo segundo en burlarse despiadadamente de lo que estaba sucediendo. Aunque Poseidón, dios del Mar, marcó la diferencia pidiendo clemencia. Lo que llevó a que Ares y Afrodita fuesen liberados.

Afrodita, la diosa del amor

¿La huida de Afrodita?

La diosa del amor puro, o vulgar, según como se aprecie, se vio tan avergonzada que acabó huyendo a Chipre. Ares, por otro lado, terminó dirigiéndose a Tracia.

Pero la historia no tiene por qué tener un final triste, sus amores dieron frutos. Esta unión dio con el nacimiento del dios del Amor, Eros, y de los dioses del Terror y el Temor, conocidos como Anteros y Deimo y Fobos y Harmonía. Otro agregado ocasional a este nexo es Priapo.

También llega a contarse que, Además de Ares, Afrodita no escatimó para involucrarse de forma amorosa con Anquisas y Adonis, cuyas acciones dieron como resultado a Eneas y a Lirno. Siendo el primero un héroe troyano partícipe de La Eneida de Virgilio.

La ira de Afrodita

Si se tiene que resaltar algo, más allá de sus conexiones amorosas, es el hecho de que Afrodita posee una gran fama por las maldiciones y el nivel de ira que era capaz de proyectar. Los tormentos a los que eran condenados aquellos que se atrevían a ofenderla eran realmente espantosos.

Un ejemplo memorable es el de Aurora, quien fue castigada otorgándosele un amor irrefrenable por Orión, sólo por el hecho de haberse permitido ser seducida por Ares. Las mujeres de Lemnos, en general, fueron castigadas por no honrarla. Todos sus hombres terminaron por abandonarlas debido a un olor repugnante que les fue impregnado.

Pero los castigos de Afrodita al parecer no tenían límite alguno, te atacaban tanto física como mentalmente. Es por esto que decidió hacer que las hijas de Cíniras se prostituyesen con extranjeros. Un hecho completamente alarmante para la época.

Su gracia era igual de peligrosa que su ira

Se creería que se tienen dos extremos cuando se trata de la diosa del amor, pero todo apunta a que caer en su gracia era tan peligroso como el hecho de ganarse su ira. Muchos llegan a asegurar que lo era más.

Se puede recordar cómo se dio inicio a la Guerra de Troya. Discordia hizo competir a diferentes diosas, entre ellas Palas Atennea y Hera, con Afrodita para saber quién era la más hermosa. En este caso Alejandro (Paris, héroe troyano) debía decidir cuál sería la ganadora, a cambio de un regalo.

Hera le dio la promesa que le daría el reino del universo, mientras que Palas Atenea le dijo que lo haría invencible ante cualquier guerra. Afrodita fue un poco más astuta y le dio la mano de Helena, quien era hija de Zeus. Esta era la mujer más hermosa del mundo. La promesa desató la guerra.

Paris fue protegido durante toda esta campaña, como parte del agradecimiento que sentía Afrodita hacia él. Otros aqueos también disfrutaron de su bendición, salvó de la muerta a Eneas. Se sabía que Troya perdería, pero ella se encargó de rescatar la raza con su hijo.

Fueron sus descendientes, Rómulo y Remo, quienes fundaron Roma. Es por estos que los romanos, quienes la conocen como Venus, la acogieron como su protectora en especial. César fue el encargado de levantar un templo para invocar a la Venus Madre como parte de su agradecimiento.